Hemos rehabilitado, con absoluta fiabilidad, las antiguas dependencias y los elementos agrícolas, como el horno, el boil, la fragua, el potro o el pajar.

Gracias a esta muestra única de edificios, fotografías, aperos y enseres conseguimos transportar al visitante a otra época, un mundo no demasiado lejano pero hoy totalmente extinguido.